Skip to content

Fiestas 2020 Reflexión en torno a San Antonio de Padua

Os proponemos empezar nuestras fiestas virtuales de San Antonio con una actividad y reflexión que pondrá punto final a la iniciativa “El pan de San Antonio”, recogida de alimentos para el centro social. Gracias por vuestra colaboración.

Pinta tu San Antonio en pdf para descargar para los más pequeños

Reflexión en pdf

 

REFLEXIÓN EN TORNO A SAN ANTONIO

San Antonio vivió en el siglo XIII. Fue un gran predicador y muy generoso con los pobres y los necesitados y con los que sufrían injusticias frente a los poderosos de su tiempo.

Nuestro santo es tan importante que rara es la Iglesia que visitas y no encuentras una imagen o escultura de San Antonio. Una de las maneras en las que se le representa además de con un niño en brazos, es dando un pan a los necesitados.

Pero… ¿Habéis oído hablar del “pan de los pobres” o “el pan de San Antonio”? Pues hay dos relatos preciosos que lo justifican:

PRIMER RELATO:

Cuenta la leyenda que un día se presentaron ante San Antonio un grupo de pobres que no tenían para comer. Él se fue a la cocina de los frailes, cogió todo el pan y se lo dio a los necesitados. Fray panadero se dio cuenta de que no tenían que comer y fue a contarle al santo lo sucedido. Él lo envió de nuevo a verificar donde los había dejado. Las cestas se desbordaban de pan, tanto, que fueron distribuidos a los frailes y a los pobres del convento.

SEGUNDO RELATO:

Un niño, al que la leyenda llamó Tomasito, dejado solo cerca de un recipiente lleno de agua, cayó dentro y se ahogó. La madre, desesperada, recurrió a su fe en el Santo e hizo el voto de dar a los pobres tanto trigo como pesaba su hijito, si el niño resucitaba. Y así fue, la mujer tomó el trigo, lo amasó y distribuyó el pan entre los pobres.

Esto se fue convirtiendo en una práctica en la que los padres prometían a San Antonio tanto pan como el peso de sus chiquillos, para que los protegiera de las epidemias y de otros males. Esta práctica disminuyó en la Edad media y luego desapareció.

Pero hacia finales del siglo XIX renació, por mérito principalmente de don Antonio Locatelli, difundiéndose en todo el mundo, hasta el punto de que, en muchas iglesias, junto a la imagen o estatua de San Antonio, se encuentra la cajita con el letrero: «Pan de San Antonio». Es una muestra del espíritu franciscano que hace de la marginalidad el lugar privilegiado en el que se manifiesta el amor y la ternura de Dios. Por eso, al principio, la obra del Pan de San Antonio, se le llamó Peso de los niños («pondus pueri») después se le llamó Pan de los Pobres y finalmente Pan de San Antonio.

En la actualidad esta Obra sigue viva en versiones más modernas. Así pues, una actualización de esta opción por los desatendidos de la sociedad, es el Centro Social San Antonio de Padua, donde todos los días se ofrece gratis la comida a personas sin techo y necesitadas.

Y nosotros, ¿queremos formar parte de un tercer relato? pues sin saberlo ya estamos participando… ¿Cómo? Con las campañas de recogidas de alimentos, pero recuerda que en este Centro se ayuda los 365 días del año. Así que no está de más participar de este tercer relato y pasarte de vez en cuando para conocer cuáles son las necesidades que tienen nuestros hermanos.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies