Skip to content

Pascua 2021. Cuidamos la casa común.

¿Cómo cambiar el mundo? ¿Cómo hacer del planeta Tierra un lugar mejor para el futuro? ¿Cómo pretender mejorarlo si no somos capaces de mejorar antes nosotros mismos? ¿Cómo cuidar de esta CASA COMÚN que es la Tierra sin cuidar antes de lo que más cerca tenemos? Desde esta reflexión inicial cada semana de Cuaresma se ha tratado un ámbito relacionado con los cuidados, empezando por el más elemental, la persona, hasta llegar al más amplio, el mundo. Si todos vivimos en “la misma casa”, todos tenemos la misma llave para entrar en ella. Pero, además, también tenemos nuestras propias llaves que abren aquello que solamente nosotros decidimos abrir. Primero, nosotros mismos: ¿qué debo cambiar antes de mí para cambiar después algo mucho más grande? En segundo lugar, nuestra familia: ¿cómo puedo mejorar la relación con mi familia? En una tercera planta, la amistad: ¿cómo cuidar mejor de los amigos? Cuarto, el colegio y su entorno: ¿soy consciente de todo aquello que me rodea cuando estoy en el colegio? ¿Qué puedo hacer para mejorar la convivencia en él? Y por último, el mundo: ¿qué puedo hacer para cuidar de la naturaleza y de todos los seres vivos, sin excepción, que hay en ella? Toda forma de vida en la Tierra es imprescindible y cumple una función. Nosotros mismos, como seres vivos que somos, tenemos una misión vital en el mundo. Precisamente, se nos ha encomendado la difícil, pero gratificante tarea de cuidar de todo lo que hay en la Tierra, así que, como dice el lema de este año… CUIDEMOS LA CASA.